<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=124352438084333&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">

3 mitos de ahorro y 3 de inversión que debes olvidar

Publicado el 12 de noviembre de 2018

[fa icon="calendar"] 12 de noviembre de 2018 / by Orve

ORVE_Blog_X-mitos-de-ahorro-e-inversión-que-debes-olvidar

El mundo de las finanzas suele tener mala fama en gran medida por los mitos que existen acerca del ahorro y, sobre todo, de la inversión. Por eso, a continuación te contaremos cuáles son aquellas falsas ideas que debes olvidar para que tus finanzas sean tan saludables como deseas.

Los 3 mitos de ahorro más comunes

1. Ahorra cuando logres generar un excedente

Muchas personas piensan que solamente puede ahorrar quien gana lo suficiente para generar un excedente. Esto es rotundamente falso.

El ahorro es una práctica en la que la cantidad es menos importante que la constancia.        Lo importante es hacer del ahorro un hábito, aunque empieces con 10 pesos cada semana.

Un consejo: Ya sea mensual o quincenalmente, destina un porcentaje de tus ingresos a tus fondos de ahorro. De esta forma, evitarás gastar todo tu dinero y te acostumbrarás a consumir aquello que en realidad es necesario.

Proponte aumentar la cantidad de tu ahorro a medida que tus ingresos crezcan.

Otro consejo: Ponte algún objetivo al momento de ahorrar. Comienza por algo pequeño como ese reloj que te ha llamado la atención o el viaje de verano que quieres realizar con tu familia y, a medida que cumplas con tu objetivo, proponte otro mayor.

 mitos-de-ahorro-orve

2. El dinero que ahorres siempre tendrá el mismo valor

Lamentablemente no. Cuando guardas tu dinero bajo el colchón o en una cuenta de ahorro simple, la cantidad seguirá intacta ahí pero el valor real disminuirá debido a la pérdida del poder adquisitivo. La razón principal es la inflación.

¿Cómo saber que la inflación ha aumentado? Bueno, es fácil darse cuenta cuando comparas los precios de los productos básicos entre un año y otro y llegas a la conclusión de que con la misma cantidad de dinero ya no te alcanza para comprar lo mismo que antes.

La CONDUSEF lo explica de una forma muy sencilla en este artículo.

 Para que tu dinero no pierda su valor siempre es mejor mantenerlo, por lo menos, en una cuenta de inversiones que te ofrezca intereses iguales o superiores a la inflación.

 

3. La mejor forma de ahorrar es aprovechando TODAS LAS OFERTAS 

Esto suele ser bastante relativo. Cuando los productos están de oferta puede suceder que se aproxima su caducidad o que presenta algún desperfecto ya sea de fábrica o por tratarse de un producto dañado.

En ese sentido, a largo plazo, es muy probable que termines desembolsando más dinero del que habrías invertido originalmente si hubieras comprado el mismo producto a “precio de lista”.

Otro factor engañoso de las ofertas es que te hacen desear cosas que realmente no necesitas y que terminas comprando porque lo ves como una “oportunidad de oro”.

¿Nuestro consejo? Cuando te enfrentes con una tentadora oferta, reflexiona primero si en verdad necesitas hacer ese gasto y, segundo, cuál es la razón de que el producto haya bajado tanto de precio.

 

Los 3 mitos sobre inversión que ya puedes desechar

1.  Las inversiones son para gente con mucho dinero

El mundo de las inversiones es muy diverso y por ello existen instrumentos de inversión que son más adecuados según el perfil del inversionista.

Un inversionista no tiene que ser millonario. Un inversionista es cualquier persona que destina una parte de su capital en un instrumento de inversión que se adapte a su capacidad, su disposición ante el riesgo (que está presente en mayor o menor medida) y el rendimiento que espere conseguir en un plazo determinado.

¿Te gustaría comenzar a poner tu dinero a trabajar? Aquí tienes algunos instrumentos recomendados para quienes dan sus primeros pasos en el mundo de las inversiones.

 

2.  Todas las deudas son malas

Falso  El mundo de las finanzas implica tomar decisiones y para tomar las mejores lo más importante es tener un criterio para discernir entre una deuda buena y una mala.

 Una deuda buena es aquella que genera productividad. Por ejemplo, un crédito para invertir en un negocio o para adquirir un bien inmueble, que a largo plazo te genere un rendimiento.

En cambio, una deuda mala es aquella que se contrae para gastar el dinero en un producto consumible y que excede tu capacidad de pago.

Una deuda buena implica productividad; una mala, consumo.

 alone-bills-calculator-1253591

3.  Lo mejor es poner el 100% de tus inversiones en el producto financiero que parezca más seguro

Hay una expresión popular que cabe perfectamente para esta situación: “no poner todos los huevos en la misma canasta”.

Para empezar, toda inversión implica riesgo en mayor o menor medida. Es por ello que los especialistas recomiendan diversificar la cartera de inversiones. De esta forma te proteges ante posibles reveses y evitarás las temibles pérdidas.

Un consejo: Invertir en tierra no solo mantiene a salvo tu dinero, también te promete un alto rendimiento a largo plazo debido a que una vez realizada la inversión cuentas con la seguridad de que su precio aumentará debido a la plusvalía y que no requerirás realizar mayores gastos de mantenimiento si optas por un terreno de inversión.

 

Esperamos que esta información sea de utilidad y te animes a poner a trabajar tu dinero con mayor seguridad. Las finanzas son un aspecto fundamental en el desarrollo personal y por eso es importante informarse al respecto.

Topics: Inversión

Orve

Written by Orve

Grupo de inversión inmobiliaria.

Descarga la guía para invertir según tu edad

Convierte tu bandeja de entrada en tu escuela de inversión.

Artículos recientes